15 de enero de 1999

El misterio de la Piedra Blanca (cuento)

Pulse sobre la imagen para verla más grande

Vista nocturna del Valle Central desde una parte
alta de Escazú.


Artículo principal - Edición Nº 201 - Enero de 1999

Juan Antonio Céspedes Guzmán

Tuto Yoyo era el mote de aquel escazuceño valeroso que tuvo el ánimo de subir solo una noche a la montaña donde moran las brujas, los duendes y los fantasmas, y llegar, sin miedo, hasta los predios mismos donde campea la bruja Zárate. Fue este valiente hombre el que estuvo a punto de develar el misterio que está escondido en la Piedra Blanca de Escazú.

Cuentan los nietos de don Tuto, que oyeron la hazaña de labios del propio abuelo, que las noches de luna antes eran más frías, más lúgubres y más llenas de misterio, donde, por los aires, solo se veían las siluetas de las brujas en su ir y venir montadas en escobas y se podían escuchar sus carcajadas cuando bailaban sobre el techo de la iglesia, chiroteaban por las calles y sobrevolaban por los tejados de las casas. Esto era cosa de todos los martes y viernes, cuando había noches de luna llena.

Una noche en que don Tuto tuvo que levantarse presuroso para hacer una necesidad en el cerco de su casa, dio la casualidad que quedó de cuclillas mirando de frente la imponente montaña que se le levanta al sur y... cuál sería su sorpresa y asombro cuando divisó en la lejana penumbra cómo, por un boquete de la roca montañosa, entraban y salían sin parar centenares de brujas entre bandadas de cuervos y murciélagos que hacían lo mismo.

Don Tuto, hombre valiente y arriesgado, no lo pensó dos veces y, ciñéndose los pantalones, no le importó a esas horas ponerse en camino y dirigirse fascinado hacia aquella boca que se abría en la roca tragando y escupiendo brujas a granel y en tropel. Se hincó, rezó una oración y, santiguándose, se puso en camino cuesta arriba, cuesta dura, estrecha y empinada.

Y subió y subió sin detenerse un solo momento y sin quitar la vista a aquella ventana de las tinieblas. Y jadeando llegó don Tuto hasta el borde del misterioso boquete. Quiso entrar, pero en ese preciso momento se le apareció un duende preguntándole:

—¿A dónde caminas forastero noctámbulo?

—Quiero ver que hay en esa cueva profunda por donde entran y salen tantas brujas —replicó don Tuto—.

—No es una cueva —dijo el duende—. Es un encanto. Y las brujas que veis entrar y salir son hadas mensajeras de la bruja reina, la bruja Zárate. Y esta inmensa roca que veis, del tamaño de toda esa montaña, es la Piedra Blanca, es pura piedra viva, que con el tiempo se cubrió de musgo y el musgo se convirtió en denso bosque. Y en el centro de ella lo que hay es un encanto, el encanto donde está encantada la Tule Vieja por obra de la bruja Zárate que la hechizó.

—¿Y quién es la Tule Vieja? —preguntó don Tuto—.

—La Tule Vieja —repuso el duende— era la doncella más hermosa de Escazú, que una noche se escapó de la casa gritando como una loca, gimiendo, llorando y clamando al cielo para que el amor de sus amores, un príncipe azul, llegara a su corazón. Y era ya avanzada la madrugada cuando, cansada de tanto gritar y llorar, la encontró la bruja Zárate quien, con la promesa de llevarla donde su príncipe azul, engañada se la llevó para el encanto de la Piedra Blanca y sin poder salir nunca más, encantada está quien fuera la joven más bella del lugar. Ahora, convertida en fea Tule Vieja, su alma en pena no descansa de llorar.

Y el valiente de don Tuto,
después de esta historia escuchar
adivinó que la bruja Zárate
también lo quería encantar,
y del duendecillo se echó atrás
pero Tuto Yoyo, encantado, jamás.


La increíble hazaña de este mortal en el reino de los fantasmas y de los espantos, y que a pesar de guapo no se atrevió a cruzar el misterioso velo que separa el mundo material del sobrenatural, nos dice que el misterio perdurará por siempre y que ya no habrá modo de saber verdaderamente como es el centro mismo de la Piedra Blanca de Escazú, donde tiene su estancia real la reina de las brujas, la legendaria Zárate.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Excelente !!!

Me encantaría conocer más sobre la mítica bruja Zárate, sus orígenes y demás

esteban dijo...

-como brujo(escazuceño) me encantan mucho las leyendas...porque me acuerdan a ese escazú de casas de adobe, de plaza con Iglesia, escuela y calles solitarias...y nunca he creído en brujas, pero admiro el arte del autor que en el cuento y poesía nos recuerdan la vida de ese Escazú ...diferente al que tenemos; si me gustaría que hablaran delas sí muy católicas y alegres e igualmente sobrenaturales fiestas del Santo Patrono de Escazú, San Miguel Arcángel!

Andrea dijo...

hola m gustaria saber quien tomó la foto ?

El Informador de Escazú dijo...

Hola Andrea, esta foto la tomé en enero de 1999, unos 2 kilómetros al sur del cementerio de San Antonio de Escazú. Como no andaba trípode, coloqué la cámara en el techo del carro de un amigo y la puse en disparador automático con 2 segundos o más de exposición.

Marco Antonio Roldán D., director

Anónimo dijo...

mi nombre es kenneth flores soy oriundo de escazu bivia al frente de la piedra blanca mi familia es muy reconosida en escazu yo creo que muchos escazusenos conosen a la familia cuete o cuetillos o residensial cuetes desde mis bisabuelos mis abuelos y mi padre nasieron en escazu mi abuelo fue uno de los pioneros de la polbora en las fiestas de escazu mi abuelo se yamaba gabriel flores mi abuela fransisca de flores mi tio fransisco flores mi tia claudina flores y mi padre marino marin flores me siento muy orgulloso de mi familia y de se de escazu en este momento radico en miami florida y llevo con mucho orgullo el ser costa risense aqui funde un grupo folklorico de costa rica y tengo la dicha de tener jovenes ticos y de otras nasionalidades que dan la cara por nuestra linda nasio. kenneth flores director del grupo folklorico mi florida costa rica

Roy A Rodriguez H dijo...

Hola.

Soy profesor de Educación Musical y estoy divulgando esta historia junto con la enseñanza del Himno de Escazú en las Escuelas El Carmen y Benjamín Herrera, a los niños les encanta y hasta tuvimos la suerte de que un vecino que nos ilustraba sobre la piedra blanca resulto ser primo tercero de Tuto Yoto.

Para que Harry Potter si los niños de Escazú tienen a Zárate. ;)

Atte. Roy Rodríguez.

Anónimo dijo...

Me encanta la historia de escazu mi padre es oriundo de ahí y es sangre pura escazucena ......saber q doña sara sí existió y parte de mis antepasados eran familia de dicha señora ......tengo ganas de.estudiar más mi árbol geneologico pero cuesta encontrar info concreta ......

« Inicio de sección