15 de agosto de 1998

La legendaria hazaña de don Tuto

Pulse sobre la imagen para verla más grande

Don Tuto Yoyo murió en febrero de 1988, cuando le faltaban cinco meses para cumplir los 100 años de edad.


Artículo principal - Edición Nº 196 - Agosto de 1998

Alvar Macís Guerrero

Un 22 de julio de 1888, nació en Escazú un hombre que llegó a ser famoso por el hecho de haber capturado a la bruja Tule Vieja, la horripilante mujer con cabeza humana, pero con cuerpo de gallina.

El nombre de este valiente cazador de espantos: Liborio Constantino de Jesús Fernández Delgado, mejor conocido como don Tuto Yoyo.

Cuenta la leyenda que en la Piedra Blanca habitaba doña Zárate y la Tule Vieja, dos brujas que sembraban terror y espanto por sus fechorías, pero en especial por sus llantos y quejidos los martes y viernes, cuando mezcladas con la neblina de la majestuosa montaña de Escazú, se escuchaban a lo largo y ancho de esa imponente mole calcárea de 20 hectáreas de extensión.

Se decía siempre que la Piedra Blanca estaba encantada y que andar por los dominios de esas endiabladas criaturas, era proeza de incalculable valor y de mucha destreza contra sus hechicerías.

Dichosamente para el pueblo de Escazú, surge para desgracia de doña Zárate y la Tule Vieja, un valiente vecino del cantón que “jugándose el pellejo entero” se adentra en los dominios hechizados de esas dos brujas, y con la ayuda de un bejuco de fortaleza ilimitada contra los poderes del mal, que don Tuto Yoyo llamó “Yazú” logró amarrar a la Tule Vieja y domándola como a un perrito manso, la paseó con orgullo por todito Escazú.

Eufórico por su hazaña, muy valerosa por cierto, don Tuto solía contar entre copa y copa a todos los vecinos del pueblo que le hacían barra y rueda para oír su historia, como fue que él sometió para siempre a la impotencia a la despiadada bruja, y muy alegre y un poco “chispeado” lanzaba su grito de victoria: “Oigala pendejo, aquí está el tigre donde se rascó el tronco.” Hemos de suponer que lo que quería decir era todo lo contrario: “Aquí está el tronco donde se rascó el tigre.”

Dominada para siempre la Tule Vieja, su compinche doña Zárate, se encontró totalmente sola, desamparada y aniquilada, y entonces, no le quedó más remedio que encerrarse en una de las cuevas que existen en la Piedra Blanca, para ir poco a poco envejeciendo hasta morir olvidada por todos y sin poder alguno.

Se dice también que la neblina que en ocasiones rodea y desciende de la montaña hasta la base de la misma, es el espíritu de doña Zárate, y que todos los Viernes Santos a las doce de la noche, se escuchan muy vagamente, perdiéndose entre las murallas, torres y riscos de esa majestuosa e imponente Piedra Blanca, los llantos y gemidos de doña Zárate por su amiga la Tule Vieja.

3 comentarios:

Ellie dijo...

U have nice Foto's
Greet from Nederland

Anónimo dijo...

Opa que señor mas valiente... nos gustaria emprender una expedicion al lugar donde se cree residia la bruja zarate, para ver si algun quedan vestigios de su existencia.

Anónimo dijo...

Que lindo que se rescaten las leyendas y tradiciones de este precioso país. Escazú es una tierra llena de contrastes, al Sur de este cantón josefino todavía hay vestigios de muestra Costa Rica de antaño.Escazú conocida como la ciudad de las brujas, tiene su encanto con sus carretas con bueyes y sus pintorezcas casas de adobe.

« Inicio de sección